El Blockchain como Renacimiento Artistico

En un país donde nos rigen dinosaurios, vemos como las oportunidades y el manejo de apoyos se van convirtiendo en fósiles, enterrados u olvidados. Hemos sido víctimas de entidades gubernamentales. Se han aprovechado y enriquecido del trabajo intelectual de muchos. Dificultan hasta el ingreso de información, haciendo que el crecimiento o influencias externas se vayan volviendo opacas, las cuales son vitales para el crecimiento en un país donde necesitamos generar cultura.

El arte, cuando es compartido, se convierte en una estructura donde se yuxtaponen los sueños, las ideas, y convierte el ideal en algo sólido, que se sostiene a sí mismo, capaz de mutar y replicarse, promoviendo el sentido de comunidad, de responsabilidad social, de crecimiento integral, de exploración existencial.

Es por eso que el control del manejo intelectual debe de ser un proceso descentralizado y de nadie mas que el creador, un bloque compartido, no solo de regalías, si no aplicando el blockchain dentro de un grupo de trabajo en la que los estudios, artistas y colaboradores puedan tener una red propia de producción y distribución en cualquier tipo de red artística.

Ya teniendo la experiencia de poder crear un proyecto descentralizado, cómo lo fue en Luz, la experiencia se vuelve increíble al poder materializar ideas. Aprender a formalizarlas nos enseña que los artistas deben tomar la iniciativa de aprender a generar proyectos muy detallados, llevar mas allá de lo que puede ser una propuesta para conseguir fondos, ayuda a que la idea tenga bases y fundamentos y que el receptor entienda aún sin tener el producto final terminado. Todo esto es muy importante para que el proceso de descentralización vaya forjando un movimiento de alto impacto en las artes en Guatemala y Latinoamérica.

La posibilidad que viene, ya con sistemas operativos descentralizados, como la tecnología pueda dar un giro radical a las artes, maneras de distribución, softwares para crear música, redes sociales para artistas, manejo de fondos, educación descentralizada y muchas maneras más podrían marcar un salto inmenso a la evolución de la mente humana, un paraíso para la mente artística. También permite la posibilidad de unir la ciencia con las artes.

 

Comentarios